tatuajes en el embarazo

Siento dar la mala noticia: hacerse un tatuaje durante el embarazo no es lo más recomendable. Si estás en el primer trimestre de tu embarazado, debes saber que se desaconseja tatuarse. Si tu embarazo está más avanzado, el riesgo es menor, pero es mejor guardar los diseños para después de que el bebé nazca. ¿Para qué correr ningún riesgo, cuando es algo que puedes posponer sin problema?

No obstante, ya sabemos que a veces hay sorpresas, y puede suceder que te hayas realizado un tatuaje sin ser consciente de que estabas embarazada.  Pues bueno, el fallo está ahí, pero fustigarse tampoco servirá de nada, ¿no?. Habla con ello de tu obstetra, para que pueda decidir si debe tomar alguna medida adicional.

En todo caso, para tu información, te contaré lo que puede suceder y cómo puedes proceder.

Tatuajes durante el embarazo, porque no son aconsejables

El problema de hacerse un tatuaje durante el embarazo es el riesgo que puede suponer si se hace con material que no ha sido debidamente desinfectado. En principio, si lo has hecho en un lugar con todas las medidas de higiene que exige sanidad, no debería haber problema. No obstante, los accidentes suceden a veces, por eso se desaconseja.

Además, si el tatuaje se hizo en una zona de tu cuerpo que sufrirá grandes cambios durante el embarazo, como puede ser el estómago, el pecho, la parte baja de la espalda o un muslo, cabe la posibilidad de que se deteriore con el paso de los meses. Por este motivo, los cuidados de la piel en la zona del tatuaje deberan multiplicarse. No realizar estos cuidados extra puede ser incluso perjudicial para el diseño si aún no se ha curado. Además, la piel, en esta etapa, se vuelve naturalmente más sensible y propensa a las alergias, con lo que deberás vigilar que no se produzca ninguna reacción en la zona.

Algunos riesgos para la salud de la madre y el bebé

Además del riesgo de que el tatuaje se deteriore, existen ciertos riesgos para la salud tanto de la madre como del bebé que debes conocer.

  • Sistema inmunológico afectado: debido a las grandes diferencias y adaptaciones hormonales que el cuerpo está haciendo para recibir al bebé, la mujer embarazada puede tener una caída de defensas en su sistema inmunológico. Esto facilita la contracción de enfermedades y reacciones negativas al nuevo proceso de curación del tatuaje. También abre la posibilidad de alergias e infecciones en el proceso de curación.
  • Mayor riesgo de infecciones y enfermedades: en el caso de los equipos no estériles, la mujer embarazada puede contraer enfermedades graves como la hepatitis B y C y el VIH, con el consiguiente riesgo de transmitirlos al bebé.
  • Dificultad para aplicar la anestesia epidural: si el tatuaje se realizó en la parte baja de la espalda, puede dificultar la inyección de la anestesia, si es que todavía está en la fase de recuperación.
  • Administración de medicamentos: en caso de infección, la mujer embarazada puede empezar a tomar antibióticos o antiinflamatorios para su tratamiento, lo que en cierta medida puede comprometer el desarrollo y la salud del bebé.
  • Retrasos en el desarrollo: dependiendo del tamaño del tatuaje y de lo invasivo que sea en la mujer, puede producirse una disminución de la presión sanguínea. Esto puede comprometer el desarrollo de su bebé si pasa demasiado tiempo con muy poca sangre circulando – y por consiguiente el oxígeno que lleva.

¿Qué hacer si me he hecho un tatuaje estando embarazada?

Una vez que sepas que estás embarazada, es importante que veas a un médico inmediatamente para comenzar el cuidado prenatal. La transparencia con el médico también es esencial en este momento, para que se hagan las pruebas de VIH y hepatitis de inmediato, así como de todas aquellas pruebas que considere necesarias para detectar otras infecciones que pueden afectar al bebé.

Si estás intentando quedarte embarazada o tienes alguna sospecha, antes de hacerte un tatuaje es bueno aclarar tus dudas realizando una prueba de embarazo. Muchos estudios se niegan a tatuar a las mujeres embarazadas, y la recomendación médica es que sólo se les permita hacerlo 40 días después del parto.