dormitorio

En invierno tendemos a pasar más tiempo en casa, pues su llegada significa una caída de la temperatura acompañada de más viento y lluvia.  ¿Qué mejor momento, pues, para hacer nuestro dormitorio un poco más confortable?

Aunque pueda parecer un tanto complicado, en realidad es bastante simple de hacer. Aquí hay algunas ideas rápidas para aumentar la comodidad de tu dormitorio para que lo puedas disfrutar al máximo no sólo en invierno, sino todo el año.

Actualiza tu colchón

Es difícil sentirse cómoda cuando el colchón no lo es, ya no hablemos cuando hay muelles que sobresalen, amenazando con perforar un agujero a través de tu pijama en cualquier momento. Por lo tanto, si su colchón no está a la altura, considera actualizar a un colchones de calidad. Te sentirás como si estuvieras durmiendo en una nube, y todo tu cuerpo agradecerá la mejora en el descanso que conllevará.

Pon ropa de cama calentita

Una vez resuelto el asunto colchón, querrás vestir la cama, y ​​en invierno, la mejor manera de vestir su cama es usando con la ropa más cálida que tengas. Tanto si eres de usar manta y sábanas como si eres más de nórdico, opta por las telas más cálidas, como las franelas.Es el momento de usar las mantas y nórdicos más abrigosos, y no dudes en añadir mantas a los pies de tu cama para un extra de calidez.

Añadir un toque de color

Aunque seas amante de los dormitorios blancos, no dudes en agregar colores cálidos neutros como marrones, beiges y grises, junto con el rojo o el naranja ocasionales. Esto ayudará a calentar la habitación y mantener el espacio lo suficientemente relajante para que dormir sea fácil. 


Las alfombras son tus amigas

Tanto si tienes suelos de madera como si son de baldosa, si no deseas llevarte un desagradable susto al levantarte por la mañana y encontrar un suelo helado, más vale que pongas una alfombra a los lados de la cama. Además ganar en confort, hará que tu habitación se vea más amorosa.

Cuelga algunas luces y velas

Además de tener algunas velas decorando la habitación, también puedes colocar algunas luces de colores en la pared, rodeando el cabecero de a cama o alrededor de un espejo. 

Llénalo de cojines

Creo firmemente que nunca puedes tener demasiados cojines en el dormitorio. Los cojines no solo se pueden usar para sostener tu cuello y cuerpo mientras duermes, lees o te relajas, sino que son perfectos para acurrucarse cuando el viento está aullando, y estás viendo caer la lluvia desde la ventana de tu habitación.

Como puedes ver, con algunos ajustes simples, puedes aumentar la cuota de comodidad de tu habitación, y te alegrarás de haberlo hecho cuando estés acurrucada en la cama en esas noches extremadamente frías.